RECONOCE LO QUE ES TUYO

     




     ¿Sabes cuándo reconocer que estás frente a un proceso vital rico, auténtico y destinado a tener éxito? Mírate al espejo y obsérvate. Analiza lo que piensas. Cuando dudas y sientes miedo. Cuando no estás seguro. Cuando temes no estar a la altura de ello y fastidiarla. Cuando crees que harás un mal papel, (te) fallarás o decepcionarás. Cuando piensas que vas a salir herido o a originar algún mal. En esa ocasión. Resulta muy fácil ir hacia algo en lo que te sientes que te vas a comer el mundo y que lo vas a dominar. Y si lo crees así, a no ser que seas muy cabra loca, seguramente sea cierto. Pero también que no goza de extrema relevancia. Jamás se experimentan esas sensaciones ante algo realmente importante y determinante de tu vida. Y la razón es francamente sencilla. Lo que no es muy significativo no temes perderlo. No hay razón para tener miedo ante lo que no te supondría un golpe realmente doloroso de no salir bien. Se intenta, se consigue o se fracasa, pero ya está. Se supera. En cambio cuando a lo que miras a los ojos es a lo que es parte de ti, a lo que reconoces como único, entonces prepárate, porque te temblará hasta el tuétano pensando cómo vas a encajar si todo se va al garete. Saldrás corriendo una docena de veces. Te mirarás al espejo diciéndote que tú no, que no podrás. Y tirarás la toalla con convencimiento y un gesto muy teatral. El ser humano tiende a derretirse de pánico en cuanto asoma un pie de la zona de confort y no controla todo a su alrededor. Y, seamos francos, la felicidad y la plenitud no se controlan. Nos invaden ellas a nosotras, por fortuna. Y nos cambian la vida de pies a cabeza, hasta el punto de no reconocernos ni la madre que nos parió. 
    Pero dado que la vida es un auténtico disparate, una sabia muy loca, ahora que sabes esto puedes también dejarte llevar por los indicios que aquí doy. Pregúntate: ¿qué es lo que te da la vuelta?, ¿qué te vuelve realmente loco?, ¿qué temes que te suceda?, ¿qué querrías lograr, pero crees que no podrás? ¿Ya lo sabes? Pues ve a por ello. Eso es justamente lo que es para ti. Es tuyo. Sin duda alguna. Por eso te importa tanto. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

EL ADULTO ES UN NIÑO ESTROPEADO

DOCENTES NO DECENTES

LA EDUCACIÓN DE UN PAÍS NO ES SINO EL REFLEJO DE LA SOCIEDAD QUE LO HABITA (Primera parte)