ELIJO POR INSTINTO

Ni más ni menos.
Que nada ni que nadie. No hay niveles.
Hay tan solo modelos de personas, 
perfiles definidos
por rasgos inherentes que unen o desunen. 
Que hacen crecer o merman. Que realizan o apagan. Esa luz.
No hay más explicaciones.
Hay sensaciones frías de estar hablando en una lengua bárbara, 
extraña e ilegible. De no hacerse entender,
de no aprehender ni un mínimo sonido,
pronunciado de más. Significando menos.
De vacíos y huecos.
Y hay no obstante otros medios que conectan las mentes. Impresiones ocultas. Y secretas
en el fondo abisal que nos habita el alma
y que fluyen sin pena, que emergen sin esfuerzo. Compás marcado.

Hace tiempo que opté por escuchar atenta, sí.
Porque la escucha es gratis, porque todos merecen,
porque es un privilegio y un honor escuchar
a quien quiera contarte cómo hierve por dentro.
Escucho atenta, sí. Pero elijo  muy bien
por puro instinto, por la fuerza inequívoca de atracción imparable
a quien me da alimento. Afortunada yo.
El más preciado y rico, esa savia esencial
que es llenarse por dentro de matices, de ideas, 
de estímulos tan vivos como el aire exhalado
que me nutre por dentro.

Elijo por instinto, y me mantengo insomne y asombrada 
por quien me reta el alma. Y la mente. Y mi yo. 
Y no me cansa el ingenio, ni la curiosidad, muy al contrario
me despierta la sed.
Y me quita el sombrero con un gesto invisible 
en apariencia humilde,
y me hace ir a por más. Y aún más sed
de fuente inagotable, de vida, de saber,
como aquel que no quiere; que no quiere perder.

Elijo por instinto. Sí. Para hacerme mayor.
Y me ofrezco yo a cambio. No hay un trato mejor.



Comentarios

Entradas populares de este blog

EL ADULTO ES UN NIÑO ESTROPEADO

DOCENTES NO DECENTES

LA EDUCACIÓN DE UN PAÍS NO ES SINO EL REFLEJO DE LA SOCIEDAD QUE LO HABITA (Primera parte)