A LO MEJOR

Últimamente pienso yo que a lo mejor… 

A lo mejor no. A lo mejor nunca. A lo mejor no necesito. A lo mejor no es eso. 

A lo mejor vivo de un modo bien distinto.
A lo mejor resulta todo diferente y mi lugar es otro. 
Y aquello que pensé que alcanzaría ni asoma por el horizonte. 
Y no me importa tanto, a lo mejor.

A lo mejor no necesito eso sin lo que siempre creí que me ahogaría.
A lo mejor resulta que soy muy, muy feliz también de otra manera.
A lo mejor rehago mis conceptos. Del amor, la familia, los amigos.
La profesión, los bienes, la materia y el cuerpo.
El espíritu y los sentimientos.
Y disfruto con ello de una vida más rica.

A lo mejor tengo una meta aún más grande,
de la que desconozco hasta su aroma.
Y se va descubriendo poco a poco, con encanto
y me encandila hasta que me enamore
de mí misma, de mi propia alma,
de lo que hago, digo, pienso y siento.

A lo mejor me engancho hasta tal punto
de ese modo de vida,
que me envuelve.
Que al menor gesto de robarme un centímetro,
le muerdo hasta la médula al contrario.
A lo mejor lo hago, sí. 

A lo mejor me confundí de obra. 
Y esta me llena más.
Y  lleno la platea y el patio de butacas.
Y alumbro el escenario. Lo ilumino de mí.
A lo mejor me espera esa manera
de nunca traicionarme.
Nunca jamás.
Por nada.
Eso lo juro.







Comentarios

Entradas populares de este blog

EL ADULTO ES UN NIÑO ESTROPEADO

DOCENTES NO DECENTES

LA EDUCACIÓN DE UN PAÍS NO ES SINO EL REFLEJO DE LA SOCIEDAD QUE LO HABITA (Primera parte)