QUERER, PODER Y CONJUNCIONES


“Quiero y no puedo” es incapacidad, luego impotencia.
“Quiero, pero no puedo” es disculpa, falta de verdadera voluntad.
“Puedo y no quiero” es soberbia y chulería o incluso un grito de independencia.
“Puedo, pero no quiero” es rebeldía.
“Quiero y puedo” es fuerza de decisión.
“Puedo y quiero” son unas ganas tremendas.
“Quiero, es decir, puedo” es conocer nuestras capacidades en positivo.
“Puedo, porque quiero” es retarse y tener todas las papeletas para conseguirlo.




La combinación ideal de los verbos y sus conjunciones marcan la diferencia. 
Tú decides cómo los empleas.
Para que veas que la sintaxis es más útil de lo que tú creías. 
¡Palabra de filóloga! 





Comentarios

Entradas populares de este blog

EL ADULTO ES UN NIÑO ESTROPEADO

DOCENTES NO DECENTES

LA EDUCACIÓN DE UN PAÍS NO ES SINO EL REFLEJO DE LA SOCIEDAD QUE LO HABITA (Primera parte)