PEQUEÑOS ESBOZOS (XX): Supe qué era el amor

    

      Supe qué era enamorarse, cuando al fin lo diferencié de lo que es una ilusión. Supe que la ilusión trae mariposas en el estómago. Y pensamientos recurrentes. Y ahogados suspiros. Y ensoñaciones que nada tienen que ver con la realidad. Que la ilusión no contiene materialización y que es una evasión consciente de la mente porque necesitamos imaginarnos protagonistas de cuentos. Supe que la ilusión es enamoramiento del amor. Y sentí que el amor no sonaba a cascabeles rosas, ni era una nota monísima en la nevera; sino un “no puedo ni quiero vivir mi día a día sin ti, porque todo se convierte en gris, y... contigo mi vida es más profunda, más bonita".    

    (Lo demás,... ¡me vale gorro!!!)










Comentarios

Entradas populares de este blog

EL ADULTO ES UN NIÑO ESTROPEADO

DOCENTES NO DECENTES

LA EDUCACIÓN DE UN PAÍS NO ES SINO EL REFLEJO DE LA SOCIEDAD QUE LO HABITA (Primera parte)