SI PUDIERA PEDIR UN DESEO PRECIADO

Si pudiera pedir un deseo preciado, 
si se me concediese la dicha y privilegio 
de que mi ansiado sueño se hiciese realidad,
sería no perderte. Tan solo no perderte.
Y tenerte conmigo
en cualquier modo y forma, 
color, aspecto o rango.

Conservarte a mi lado, tenerte para siempre, 
solo por oír tu voz, por saberte cerquita,
por tenerte en mi vida, por respirar de ti,
por no ahogarme en el llanto.

Si pudiera pedir, 
mantendría mi amor eterno y encendido.
Y por siempre, mi Vida. Para siempre.

Si tan solo un momento, solo por una vez
tuviera la fortuna por nunca concedida
de poder elegir, de obtener, de alcanzar,
no romperme por dentro en un millon de añicos,
haría lo indecible con tal de preservarte, 
aunque fuese de lejos.
Y mantenerte dentro, en el modo que fuera,
para escuchar tu voz, para darte la mía,
alumbrar tus desvelos y llenarte de risas,
y quedarme en silencio, si es que eso hiciera falta.
Pero nunca perderte.

Que no me importa nada, si no estás en mi vida
que no hay mayor estruendo,
ni mayor injusticia
que el que se me arrebate lo que se me hace luz,
que sin ti yo no puedo, mi Amor.
Que sin ti yo no quiero.








Comentarios

Entradas populares de este blog

EL ADULTO ES UN NIÑO ESTROPEADO

DOCENTES NO DECENTES

LA EDUCACIÓN DE UN PAÍS NO ES SINO EL REFLEJO DE LA SOCIEDAD QUE LO HABITA (Primera parte)