LO QUE ME HIERE, CLARA Y DURAMENTE

TEXTO EXPERIMENTAL: ¿Se puede realmente poner a parir a quien se quiere?
   Este texto pretendía que yo me abriera en canal y ensangrentara el texto. Lo pretendía, sí. Pero..., veamos.
   Este texto es un acto fallido. Este texto es un acto de amor.


    Consejo de escritor: "Escribe duro y claro sobre lo que te hiere". Consejo de Ernest Hemingway. Me atrapan esas palabras y siempre que las leo me invaden un coraje interno y un golpe de valor para hacerlo. Me digo: "¿por qué no?, ¡sabes hacerlo!". Y sé. Naturalmente. Y a veces me propongo -y alguna hasta consigo-, ser más dura y más ácida. Pero lo que me hiere, no ya lo que me enfada o incomoda, lo que abre mis heridas es tan íntimo, tan profundo, tan delicado que viene del amor la mayor parte de las veces. Y si de allí viene, a quien amo es quien me hiere o yo a él. Y si amo lo protejo y lo cuido, y aunque a veces lo dañe, no quiero herirlo. Y si soy dura y clara, lo puedo lastimar. La espiral ya está hecha, enroscada a su cola y al final, sí, me expreso, pero va con cuidado, con mesura. Aunque no lo creyera.
    Dura y clara con lo que me hiere... fuerte tentación. Voy a intentarlo. Si Hemingway lo dijo, será por algo. Vale que terminó pegándose un tiro, solo y alcoholizado, pero la teoría la tenía aprendida. Y saber escribir, yo creo que sabía. Y sabía de amores, de dolores, de emociones variadas. Así que, aunque suicida, le haré caso. Y probaré a arrancarme las palabras de cuajo y con ellas un poco de la piel. Será por ser valiente,... ¿no?

    Lo que me hiere... Lo que me hiere tiene siempre aspecto de abandono. O de ausencia. O de fácil olvido. De abandono mental, de abandono del cuerpo, de abandono de corazón esencialmente. En todas sus variantes.
Me hiere alguna frase que me haga sentirme insuficiente y plagada de defectos. Me hiere no llegar, no ser bastante o decepcionar..., aunque sea incorrecto, aunque eso esté en mi mente y...

   (...) Hasta aquí llego. No puedo continuar con el experimento. Es la primera vez que doy salida a un texto que dejo inconcluso por falta de capacidad. Y no es por falta de valentía, es por abundancia de sentimiento. Si alguna vez he de decir lo que me hiere, lo haré por salud propia y ajena, pero de otra manera. En bajito y más dulce. A cambio de saber lo que hiere de mí. Pero así en alto, tan claro y tan duro, yo no puedo. Mientras siga sintiendo. Si alguna vez he de soltar sapos y culebras lo haré con voz directa y con destinatario. Pero así, por escrito, aunque hable de mí, aun siendo yo la dueña de dichas emociones, aun siendo mis dolores, mis heridas,... así no. Solo el imaginar dañar a quien pueda leerlo, me hace soltar las teclas y me entristece el alma. Así no puedo. Y decididamente no voy a hacerlo. ¿Para qué además? Si toda historia tiene dos versiones, dos intérpretes, dos corazones,... ¿Para qué?

   (Qué poco dura el rencor. Cuánto se puede querer. Y cuánto cuesta olvidar. Por más que el amor no avise en su llegada, ni tampoco el olvido).


Comentarios

Entradas populares de este blog

EL ADULTO ES UN NIÑO ESTROPEADO

DOCENTES NO DECENTES

LA EDUCACIÓN DE UN PAÍS NO ES SINO EL REFLEJO DE LA SOCIEDAD QUE LO HABITA (Primera parte)