PEQUEÑOS ESBOZOS (VIII): Traspasando la línea del tiempo






     Entre el pasado, el presente y el futuro hay una línea divisoria tan imperceptible que puedes acostarte una noche pensando que ya casi es mañana y despertarte a la mañana siguiente engullido por el pasado más tenebroso.
    Vigila tu mente y las malas pasadas que te juega. Porque lo hace, sí. Y te gana siempre la partida. Acostúmbrate a que ella es más lista que tú. Más rápida. Más astuta. Y más cauta. Y si quiere que creas que algo es así, hará todo lo posible porque no veas más allá de lo que con hipnotizadora sugestión pretende. Por tanto, pon todo en duda, cuestiónate a ti mismo, ¡siempre!, y asegúrate de tener testigos que presencien tu cambio de estación. De lo contrario puedes quedarte a la deriva eternamente en un mar apenas seco y con olor a salitre rancio. 
    Entre el pasado, el presente y el futuro hay una línea divisoria tan imperceptible...

(No pares)




Comentarios

Entradas populares de este blog

EL ADULTO ES UN NIÑO ESTROPEADO

DOCENTES NO DECENTES

LA EDUCACIÓN DE UN PAÍS NO ES SINO EL REFLEJO DE LA SOCIEDAD QUE LO HABITA (Primera parte)