PEQUEÑOS ESBOZOS (VIII): Traspasando la línea del tiempo

By MARÍA GARCÍA BARANDA - noviembre 23, 2016






     Entre el pasado, el presente y el futuro hay una línea divisoria tan imperceptible que puedes acostarte una noche pensando que ya casi es mañana y despertarte a la mañana siguiente engullido por el pasado más tenebroso.
    Vigila tu mente y las malas pasadas que te juega. Porque lo hace, sí. Y te gana siempre la partida. Acostúmbrate a que ella es más lista que tú. Más rápida. Más astuta. Y más cauta. Y si quiere que creas que algo es así, hará todo lo posible porque no veas más allá de lo que con hipnotizadora sugestión pretende. Por tanto, pon todo en duda, cuestiónate a ti mismo, ¡siempre!, y asegúrate de tener testigos que presencien tu cambio de estación. De lo contrario puedes quedarte a la deriva eternamente en un mar apenas seco y con olor a salitre rancio. 
    Entre el pasado, el presente y el futuro hay una línea divisoria tan imperceptible...

(No pares)




  • Share:

Tal vez te guste...

0 comentarios