PEQUEÑOS ESBOZOS (IX): No hay nada más bonito que decir "te quiero"

     Hoy me han dicho que hay gente a la que le cuesta decir te quiero y me he quedado simplemente muda. Como si fuera la primera vez que lo oía. Como si me diese por enterada en ese momento o alguien me descubriese el misterio. Yo creo que voluntariamente mi cerebro lo olvida cada cierto tiempo, como forma de no perder la fe en los sentimientos en general y en el amor en particular. Así que, al oírlo me bajó la temperatura y simplemente no pronuncié palabra, aunque sí comencé a generar una conversación en mi cabeza. Me dije: "no es posible, ¿cómo va a costarle a nadie verbalizar un sentimiento tan bonito?" Me parece tan, tan, tan, extraño. Y mirad que suelo contemplar todo el espectro de posibles estados emocionales, pero ¿esto? Y lo sé, en el fondo lo sé. Dicen por ahí, cuentan que hay quien se pone un esparadrapo en la boca antes de pronunciarlo. Que hay quien solo se permite decirlo en ocasiones muy contadas y concretas, ya lo sé. Pero como yo soy justamente el caso opuesto, pues, para ser sincera, se me hace un fenómeno extraño.  Me dicen que existen personas que simplemente encuentran dificultad en expresar sus sentimientos oralmete, aunque no con gestos cotidianos. Me dicen que se paralizan, que no saben cómo enfrentarlo, pero que sobre todo, les parece tan, tan íntimo que sienten que les están robando su privacidad y tesoros más valiosos. Me dicen también que hay quienes tienen ¿¡pánico!? a desnudarse y convertirse en vulnerables ante esa persona a la que quieren. Y me dicen que hay quienes no quieren ni oír su propia voz pronunciándolo, porque les supone un mundo. Todo eso me dicen. Y yo,... yo me encojo de hombros y pongo la misma cara que ponía de niña. Ojos muy abiertos y gesto de pensar y no lo entiendo muy bien. Pero como me juro cada día el ser empática, aunque no siempre lo consiga, pues nada, simplemente lo acepto. Aunque bien sabe cualquiera que en realidad me chirría un poco y sacudo levemente la cabeza a izquierda y derecha mientras me muerdo el labio inferior. Y creo que es una pena porque es una pérdida de tiempo y vida no decirlo. Ni vivirlo. Ni dejarlo fluir. Pero bueno, qué le vamos a hacer, de todo hay entre estos muchos seres que por aquí vivimos y cada uno siente y expresa lo que y como puede y quiere. Aunque vuelvo a preguntarme: "pero de verdad hay a quien le cuesta tanto, tantísimo expesar sentimientos?, ¿por qué??????" Y no, no lo entiendo muy bien, si no hay nada más bonito que decir te quiero. 
    Pensamientos en voz baja. Y he de decir que se me pone la cara un poquitín triste, porque ante eso siempre tendré las de perder.


Comentarios

Entradas populares de este blog

EL ADULTO ES UN NIÑO ESTROPEADO

DOCENTES NO DECENTES

LA EDUCACIÓN DE UN PAÍS NO ES SINO EL REFLEJO DE LA SOCIEDAD QUE LO HABITA (Primera parte)