PEQUEÑOS ESBOZOS (XXI): FUE


Aclaro, declaro y firmo:

No fueron los defectos, ni por las discrepancias. Fueron los huecos.
Ni tampoco las taras. Fue el vacío y la ausencia.
No fueron las palabras. Que fueron los silencios. 
Fue la falta de tacto y todo lo callado.
No fue la imperfección, sino el análisis.
No fue de incomprensión, sino de lucha a solas.
Ni fruto de cansancio, hartazgo o ira. 
No fue de desamor. Ni mucho menos.
Fue por quererme. 
Fue por no haberme visto.
Y por volver a verme.
Fue por ser la mujer
que soy. Tal vez irrepetible.
Fue. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

EL ADULTO ES UN NIÑO ESTROPEADO

DOCENTES NO DECENTES

LA EDUCACIÓN DE UN PAÍS NO ES SINO EL REFLEJO DE LA SOCIEDAD QUE LO HABITA (Primera parte)