PEQUEÑOS ESBOZOS (XXIV): Lo estás haciendo bien

    Lo estás haciendo bien, lo reconozco. A veces una no es demasiado objetiva porque se encuentra dentro del asunto, pero hoy, por ejemplo, y en algún que otro rato, recupero la visión de las cosas y simplemente observo. Y trato de ser justa. Y más contigo. Lo estás haciendo bien y así lo creo. No ahora, ni hoy, ni estas semanas. Me refiero a en conjunto. A estos últimos años tan distintos. Está bien hecho, sí, de forma natural, lógica, inevitable. Pero no te confíes, mañana volveré a ser subjetiva, porque siento. Y puedo negar todo, aun de boquilla.

    Así que sí, lo estás haciendo bien. Cada fase que llega está fundamentada, bien asentada en cada puntual momento. Es lo que toca. Lo que te corresponde. Se termina con una, se pasa a la siguiente. Y después otra. Y luego otra. Y es curioso, que yo he estado presente en unas cuantas, pero no me di cuenta de los tiempos. Pensé que era más tarde, más futuro. Pero no, no lo era. Era aún muy temprano. Pequé de ingenua. Pero ahora sí, ahora que ya acumulo unas cuantas subidas y bajadas, que he visto por tu parte todo tipo de etapas, reacciones variadas con sus cambios de rumbo, el exacto patrón de lo que pasa un ser en estos lances, he de decirlo: lo estás haciendo bien. No te preocupes. Tan solo tiempo al tiempo. A ver qué viene luego.

Lo mío es otra historia. Otro tiempo. Otra vida.


(Perdonen los lectores lo privado, lo dirigido, 
lo destinado y dedicado.)




Comentarios

Entradas populares de este blog

EL ADULTO ES UN NIÑO ESTROPEADO

DOCENTES NO DECENTES

LA EDUCACIÓN DE UN PAÍS NO ES SINO EL REFLEJO DE LA SOCIEDAD QUE LO HABITA (Primera parte)