PEQUEÑOS ESBOZOS: No me falta, me sobra




Entre lo que me falta y lo que me sobra hay una notable diferencia, así que mucho ojo.

A razón,

De que no es lo mismo envolverse de carencias. 
De rasgos no tenidos. 
De que te falta gracia, ¡mi lindura! 
O algún rasgo bonito aquí o allá. 
O una pizca de aquello indescriptible, c’est que je ne sais quoi
De que eso no es lo mismo, no, en absoluto, a que me sobre…

… alguna comedura de cabeza, esa desconfianza en tal o cual asunto. Algún que otro centímetro, en esa zona. 
Algún kilo tal vez. De más, sí, claro. Que es por eso que sobra. 
Un enfado a destiempo. Un diente mal sentado. 
Una palabra fuerte. Insomnio o mal humor.
Dos o tres cualidades, ¡que para qué tanto! 
Y hasta romanticismo inalcanzable y ganas de querer. 
Y de querer querer, de esas también. 


Que no es lo mismo, ¡ni hablar! Que a mí me falte algo a que me sobren rasgos, ¡déjate! Que esos ya iré soltándolos a medida que avanzo. 

Entradas populares de este blog

EL ADULTO ES UN NIÑO ESTROPEADO

DOCENTES NO DECENTES

LA EDUCACIÓN DE UN PAÍS NO ES SINO EL REFLEJO DE LA SOCIEDAD QUE LO HABITA (Primera parte)