ALUMBRAMIENTO (O PRE-DESLUMBRAMIENTO) I

    El alumbramiento, la llegada al mundo, el instante definitivo de una vida que comienza. Porque comienza. Y esta puede empezar con segundos, con doce años, o con treinta y cuatro. Se puede alumbrar a un ser con esa edad, si se establece una circunstancia perfecta: el hambre de una vida diametralmente opuesta a la que nos asfixia. Brotará de ese modo un nuevo ser toda vez lo fecunde la semilla adecuada. Acechante.
   Y es que los alumbramientos siempre tienen lugar en espacios perfectos, bien acondicionados. Escrupulosamente preparados para la ocasión, poco a poco, con tiempo, delicadeza y paciencia. A fuego lento. Y así, cuando cada elemento está en perfecto orden, nace la criatura. Nace la "deslumbrada".



(Continuará)



Comentarios

Entradas populares de este blog

EL ADULTO ES UN NIÑO ESTROPEADO

DOCENTES NO DECENTES

LA EDUCACIÓN DE UN PAÍS NO ES SINO EL REFLEJO DE LA SOCIEDAD QUE LO HABITA (Primera parte)